¿Las universidades han cumplido con protocolos contra violencia sexual y género?

¿Las universidades han cumplido con protocolos contra violencia sexual y género?



Hace pocas semanas un grupo de estudiantes de la
Universidad la Gran Colombia
salieron a las calles en rechazo a un presunto caso de abuso sexual cometido por otro estudiante de la misma institución.

Así mismo, el pasado mes de octubre, en la
Universidad Nacional
, se habría presentado otro hecho de acoso y abuso en medio de una actividad cultural, según denunciaron grupos feministas del
alma máter
.
No son los únicos casos que se han registrado en los que estudiantes y grupos de mujeres han denunciado ser víctimas de violencia de género y sexual al interior de las instituciones, un problema que no ha pasado por alto por autoridades del sector como el Ministerio de Educación, que el 25 de julio de 2022 expidió la Resolución 14466, que
exige a las universidades tener un protocolo claramente establecido para atender y prevenir estas situaciones.

Frente al cumplimiento de esta norma y la visión del Gobierno frente a esta problemática,
EL TIEMPO habló con la viceministra de Educación Superior, Aurora Vergara Figueroa.


¿Cuál es la visión del gobierno respecto a los problemas de equidad y violencia de género en las instituciones de educación superior (IES)?


El Gobierno nacional ha planteado como uno de sus ejes centrales la equidad de género, que implica la transformación de la estructura económica, política, social y cultural del país para erradicar las desigualdades y las discriminaciones.

La equidad de género en la educación superior debe generar garantías de acceso, superando los estereotipos de género asociados a ciertas profesiones, ingreso y graduación a programas de maestría y doctorado e incentivos para incrementar la producción académica de mujeres.

En términos de permanencia y graduación es necesario diseñar al interior de las IES programas con enfoque de género y diversidad que permitan disminuir las cargas asociadas al cuidado, formación en derechos sexuales y reproductivos, participación igualitaria en espacios de representación así como acceso a cargos docentes y administrativos de manera igualitaria.

De igual manera, es necesario apostarle a la transformación cultural a través del uso de lenguaje inclusivo, la eliminación de prácticas sexistas, discusiones sobre nuevas masculinidades.

La equidad de género en la educación también implica la incorporación del enfoque y diversidad en los contenidos curriculares, la promoción de investigación en esta temáticas, las apuestas artísticas y culturales para el reconocimiento.

Ahora bien, las violencias basadas en género son una problemática que se debe atender con urgencia al interior de las IES, se trata de un tema de vulneración a los derechos humanos que requiere una atención efectiva y una priorización en la agenda pública. Para esto es determinante destinar recursos físicos, tecnológicos, humanos y presupuestales que garanticen la eliminación de todas las formas de violencia y desigualdades asociadas al género.

¿Qué dice la normativa actual respecto a los protocolos que se deben asumir respecto a violencias basadas en género?


Es importante destacar que el Estado colombiano ha ratificado tratados y convenios internacionales que buscan la eliminación de todas las formas de violencia y discriminación contra las mujeres. En este sentido, en el marco del bloque de Constitucionalidad, la Ley 1257 de 2008 y toda una línea jurisprudencial que ha desarrollado la Corte Constitucional, particularmente la Sentencia T 061 de 2022 que exhortó al Ministerio Educación Nacional para que elevara a norma nacional la exigencia para que todas las universidades públicas y privadas cuenten con instrumentos normativos dirigidos a atender prevenir investigar y sancionar los casos de violencia. Por esta razón, se expide la Resolución 14466 del 25 de julio de 2022 la cual adopta los lineamientos de prevención, detección, atención de violencias y cualquier tipo de discriminación basada en género en IES para el desarrollo de protocolos en el Marco de las acciones de política educación superior inclusiva intercultural.

¿Qué deben tener estos protocolos?

La resolución establece que los protocolos deberán contener como mínimo los siguientes componentes: En primer lugar, los elementos necesarios para la formulación o fortalecimiento de la política institucional de la promoción de equidad de género; procesos, procedimientos, criterios y rutas de actuación en materia de prevención detección y atención a la violencia basada en género; y acciones y orientaciones en torno al ejercicio de los derechos frente a la detección prevención y atención de la violencia basada en género.
A esto se suma la formulación de una ruta interna de atención a las víctimas; elementos estratégicos para el seguimiento y actualización de los protocolos para la identificación detección y atención de violencia; y un plan de trabajo que debe incluir indicadores, metas, objetivos necesarios para medir cuantitativa y cualitativamente su nivel de avance implementación y el seguimiento y monitoreo en concordancia con los lineamientos fijados.

En términos generales los protocolos deberán construirse sobre 5 pilares fundamentales: sensibilización y prevención, atención, sanción, reparación y garantías de no repetición.

Hacemos una invitación a las Instituciones de Educación Superior para que estos protocolos se construyan de manera colectiva con la participación y voces de todos los estamentos, incluyendo docentes, estudiantes y administrativos.

¿Las universidades han cumplido con aplicar estos protocolos? ¿Cuántas los tienen y cuántas faltan?


Para el año 2019, cuando se iniciaron las discusiones sobre los lineamientos, se consultó a todas las instituciones de educación superior del país si contaban con protocolos y rutas de prevención y atención de violencias de género, pero solo 92 Instituciones respondieron afirmativamente, esto es un 31 por ciento de la totalidad de IES del país.

Desde agosto de 2022, la Subdirección de Inspección y Vigilancia del Ministerio de Educación Nacional ha emitido distintas circulares en las que se recuerda a las IES los plazos para la entrega de los protocolos y los planes de trabajo, que para el 2023 vence en enero.

¿Van a modificar la normativa actual?


No se tiene proyectada por ahora la modificación de la normatividad. Se está avanzando en mesas de discusión para la inclusión del enfoque de diversidades en las discusiones que están desarrollando las universidades para la construcción de los protocolos y los planes de trabajo. Esta estrategia se viene desarrollando con colectivos estudiantiles, la Consejería Presidencial para la Juventud, organizaciones sociales, entre otras.

La expedición de la Resolución 14466 es una oportunidad para que aquellas Instituciones de Educación Superior que aún no han abordado el tema, puedan iniciar sus discusiones con la comunidad académica.

¿Se tomará alguna medida correctiva o sancionatoria a las IES que no cumplan estas medidas?


Desde la Subdirección de Inspección y Vigilancia se ha venido haciendo seguimiento a la entrega de los protocolos y la ruta de acción, como se indica en la Resolución 14466 de 2022. Estas acciones harán parte del componente de calidad institucional de bienestar en el marco de lo contemplado en el Decreto 1330 de 2019 que, entre otras cosas, regula las condiciones de calidad institucionales.

Para el mes de febrero de 2023 se estará presentando el primer informe sobre el cumplimiento en la formulación de los protocolos y planes de acción.

¿Se conocen cifras respecto al número de hechos de violencia de género en las IES?


Diferentes universidades han desarrollado procesos de caracterización de las Violencias Basadas en Género que se viven al interior de los campus. Particularmente existen trabajos relacionados con el acoso sexual que es una de las practicas más reiterativas al interior de las IES.

Según datos del Observatorio de Asuntos de Género de la Universidad Nacional de Colombia, en la sede Bogotá entre el 2018 y agosto de 2021 se presentaron 454 denuncias, 67 en la sede Medellín, 15 en la sede Manizales, 10 en la sede Palmira, 6 en la Sede la Paz y Amazonia y 1 para Caribe y Tumaco.

De las 560 denuncias interpuestas, 524 fueron denuncias de mujeres en su mayoría por prácticas de acoso sexual, violencia psicológica, acto sexual no consentido, ofensa sexual y acceso carnal no consentido.

Desde el Ministerio se está trabajando en el desarrollo y fortalecimiento de instrumentos de medición periódica y confiable, a través de la incorporación de algunos indicadores en los Sistemas de Información con los que cuenta nuestra entidad.

MATEO CHACÓN



Tomado de el Tiempo.com

Deja tu comentario
Comentario
Nombre
Correo electrónico