Las razones por las que el Banco Mundial recomienda las carreras técnicas

Las razones por las que el Banco Mundial recomienda las carreras técnicas

Mayor salida laboral y poco tiempo de estudios, entre los principales motivos.

Tomado de: El Tiempo

Ante la difí­cil situa­ción finan­ciera cau­sada por la pan­de­mia, el Banco Mun­dial, en un reciente informe, reco­mendó a Colom­bia, así como a otros paí­ses de la región, impul­sar pro­gra­mas aca­dé­mi­cos téc­ni­cos y tec­no­ló­gi­cos.

Según la orga­ni­za­ción, estas carre­ras pue­den ser bene­fi­cio­sas para la reac­ti­va­ción eco­nó­mica, garan­ti­zar el acceso a empleo de per­so­nas de bajos recur­sos, miti­gar los efec­tos a largo plazo de la cri­sis eco­nó­mica y rever­tir pro­ble­mas de vieja data, como la falta de acceso a la edu­ca­ción supe­rior.

Así lo deja ver en el informe titu­lado ‘La vía rápida hacia nue­vas com­pe­ten­cias: pro­gra­mas cor­tos de edu­ca­ción supe­rior de Amé­rica Latina y el Caribe’, en el cual se mani­fiesta la urgen­cia de la inser­ción labo­ral de la pobla­ción que quedó en pobreza o sin empleo por la emer­gen­cia eco­nó­mica, un pro­ceso en el que sería fun­da­men­tal la edu­ca­ción téc­nica.

Entre los atri­bu­tos que des­taca el informe se cuenta el hecho de que sean pro­gra­mas aca­dé­mi­cos cor­tos, que gene­ral­mente duran de dos a tres años, y que están dise­ña­dos para el mer­cado de tra­bajo, por lo que ofre­cen sali­das labo­ra­les rela­ti­va­mente rápi­das y bien remu­ne­ra­das.

“Los paí­ses de la región deben pro­mo­ver el poten­cial trans­for­ma­dor de las carre­ras téc­ni­cas”, señaló Car­los Felipe Jara­mi­llo, vice­pre­si­dente del Banco Mun­dial para Amé­rica Latina y el Caribe.

El reporte des­tacó otras ven­ta­jas de esta for­ma­ción supe­rior. Los gra­dua­dos de pro­gra­mas téc­ni­cos ganan, en pro­me­dio regio­nal, hasta un 60 por ciento más que los gra­dua­dos de bachi­lle­rato sin nin­guna edu­ca­ción supe­rior. Y deven­gan, en el pro­me­dio regio­nal, un 25 por ciento más que quie­nes aban­do­nan una carrera uni­ver­si­ta­ria. Ade­más, regis­tran meno­res tasas de desem­pleo y de empleo infor­mal.

Poco apetecidas

No obs­tante estos bene­fi­cios, la pro­por­ción de estu­dian­tes en edu­ca­ción supe­rior matri­cu­la­dos en carre­ras téc­ni­cas es del 9 por ciento en pro­me­dio en Amé­rica Latina y el Caribe, mucho más baja que en otras regio­nes del mundo (34 por ciento en Asia Orien­tal y Pací­fico, 30 por ciento en Amé­rica del Norte, 21 por ciento en África sub­saha­riana y 18 por ciento en Europa y Asia Cen­tral).

Sin embargo, se des­taca a Colom­bia, que gra­cias a ins­ti­tu­cio­nes como el Ser­vi­cio Nacio­nal de Apren­di­zaje (Sena), es el país en donde la pro­por­ción de estu­dian­tes en carre­ras téc­ni­cas es la más alta de la región, siendo el 31 por ciento de la matrí­cula de edu­ca­ción supe­rior. Le siguen Perú (25 por ciento) y Chile (24 por ciento).

María Marta Ferreyra, eco­no­mista sénior del Banco Mun­dial y una de las auto­ras del informe, llamó a imple­men­tar polí­ti­cas para favo­re­cer el cre­ci­miento y la mejora de los pro­gra­mas téc­ni­cos: “La inves­ti­ga­ción mues­tra que los pro­gra­mas con más éxito labo­ral para sus gra­dua­dos son los que más inte­rac­túan con el sec­tor pri­vado; por ejem­plo, para ave­ri­guar qué nece­si­tan las empre­sas”, afirmó.

Tam­bién instó a aten­der las vacan­tes labo­ra­les, las cua­les, según datos ante­rio­res a la pan­de­mia, se con­cen­tra­ban en las áreas de com­pu­ta­ción, tec­no­lo­gía, inge­nie­ría, admi­nis­tra­ción y finan­zas. Ferreyra señaló que la región pro­duce una pro­por­ción baja de gra­dua­dos en estas áreas, no solo con res­pecto a Esta­dos Uni­dos, sino tam­bién a paí­ses de Asia del Este y el Pací­fico, o Europa y Asia Cen­tral.

“Estu­dios pre­vios sugie­ren que la falta de inno­va­ción que aqueja a nues­tras empre­sas está aso­ciada con la esca­sez de estos gra­dua­dos. Cla­ra­mente, esto afecta el desem­peño de la región en los mer­ca­dos inter­na­cio­na­les”, alertó.

Reasignar recursos y apelar al sector privado

Uno de los mayo­res obs­tá­cu­los encon­tra­dos por el informe es que “en este momento, los paí­ses sub­si­dian más a los estu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios que a los de carre­ras téc­ni­cas, aun­que estos últi­mos tie­nen tasas de gra­dua­ción más altas”, dijo Ferreyra.

Cabe des­ta­car que en el caso colom­biano, recien­te­mente se han apli­cado polí­ti­cas como la matrí­cula cero, que no solo bene­fi­cia a estu­dian­tes de uni­ver­si­da­des públi­cas de bajos recur­sos, sino tam­bién a ins­ti­tu­cio­nes téc­ni­cas de carác­ter ofi­cial.

Sin embargo, se debe des­ta­car que otros pro­gra­mas, como Gene­ra­ción E, o los cré­di­tos sub­si­dia­dos del Ice­tex ter­mi­nan bene­fi­ciando prin­ci­pal­mente a las uni­ver­si­da­des.

Por eso, un reto es encontrar los recursos para poner en marcha carreras técnicas útiles, así como garantizar su acceso. Según Ferreyra, en una época de restricciones fiscales sumamente serias, lo más probable es que los países no tengan los recursos públicos adicionales para financiar este tipo de formación. Deberán, entonces, usar mejor los recursos que ya existen.

REDACCIÓN EDUCACIÓN
Co información de AFP

Noticias similares

Deja tu comentario
Comentario
Nombre
Correo electrónico
Inicio
Buscar
Noticias
Categorías