Emociones de los jóvenes del país dependen de sus condiciones socieconómicas

Emociones de los jóvenes del país dependen de sus condiciones socieconómicas



Un análisis longitudinal de los estudios mostró que las condiciones socioeconómicas de los jóvenes son determinantes en sus emociones. Mientras que los jóvenes de estrato alto manifiestan menos sus emociones frente a las problemáticas que tiene el país, los jóvenes en estratos bajos sienten más conmoción, indicó Alejandro Cheyne, rector de la Universidad del Rosario durante el evento de presentación del análisis. 

“Nuestras cinco mediciones concluyen que la población joven de nivel socioeconómico bajo percibe mayor alegría y sorpresa, pero también mayor tristeza, ira y miedo frente a las dificultades que vive Colombia”, dijo Cheyne en la entrega de los resultados.

Los jóvenes de nivel socioeconómico medio son los más volátiles en sus emociones. Antes de la pandemia manifestaban unas emociones más cercanas a las de las personas de estrato alto, pero su volatilidad los comienza a acercar a un grado de emoción cercano a los jóvenes de estrato bajo. 
La volatilidad de los jóvenes de estrato medio está muy relacionada con los momentos coyunturales en los cuales se desarrollaron las mediciones, dentro de los que se encuentran las movilizaciones sociales, el confinamiento por covid-19, la reactivación económica, entre otros, explicó. 
Los estudios del proyecto ‘¿Qué piensan, sienten y quieren los jóvenes en Colombia?’, en donde se encuestaron 11.085 jóvenes entre los 18 y 32 años en más de 15 ciudades y municipios entre 2020 y 2022, concluyen que las emociones de los jóvenes están cada vez más relacionadas con su posición ideológica. 
“A pesar de esto, la relación entre la emoción y la ideología se acentúa entre los grupos etarios de menor edad, pues los jóvenes en edades más adultas expresan tener una menor relación entre las emociones y su ideología”, dijo el rector de la Universidad del Rosario. 

“Los jóvenes que manifiestan tener posiciones ideológicas de izquierda son más emocionales, y aquellos que son de derecha tienen una menor relación entre sus emociones y su ideología”, señaló Cheyne en el evento de entrega de los resultados, donde también se lanzó el primer Observatorio de Jóvenes de la Universidad del Rosario y se presentó el documental Jóvenes en Colombia. 
Si bien es cierto que en Colombia las personas sienten esperanza por nuevos comienzos, los jóvenes no creen en la labor de las instituciones y más aún cuando en el Paro Nacional de 2021 se puso en evidencia las enormes desigualdades y abandonos institucionales. 
Pese a esto, las muestras han demostrado que la academia sigue siendo fuente importante de apoyo para la juventud. “Las universidades públicas y privadas son las instituciones en las que más confían los jóvenes en todas las encuestas realizadas”, destacó Alejandro Cheyne. 
Aunque la juventud reconoce la discriminación como un problema característico de Colombia, la falta de empleo es lo que más les preocupa, señaló el rector de la Universidad del Rosario. 

En un primer momento, tras el inicio de la pandemia, se reduce la población juvenil trabajando. Posteriormente, aunque se observa un proceso de recuperación en materia de empleo, no se encuentra una diferencia significativa en esta materia. “La empleabilidad de los jóvenes no ha logrado estar por encima de los niveles previos a la pandemia”, recalcó Cheyne. 
“Es los estudios no encontramos diferencias en las emociones de los jóvenes según las principales problemáticas del país. Por ejemplo, al analizar la falta de empleo o la desigualdad, el comportamiento de las emociones que sienten los jóvenes no cambia. La percepción tampoco varía según su identidad de género”, agregó. 
REDACCIÓN VIDA



Tomado de el Tiempo.com

Deja tu comentario
Comentario
Nombre
Correo electrónico