El día internacional de la educación

El día internacional de la educación


El día internacional de la educación llega en medio de una discusión que está generando debate en las redes sociales, en los titulares de prensa y en algunos artículos de revistas científicas y es la llegada de modelos de inteligencia artificial, con un portafolio que va desde un chat, como ChatGPT, hasta herramientas para crear imágenes, videos y redactar documentos.

La inteligencia artificial puede entonces ejecutar actividades de la vida diaria y también algunas mucho más complejas, como escribir códigos de programación, conceptos jurídicos e incluso escribir tesis de doctorado.

Frente a esta inmersión de los algoritmos en el quehacer humano, a veces se percibe como si se estuviera frente a dos mundos muy diferentes, uno, lleno de códigos binarios en el cual todo es posible, tanto que se cree que un robot va a sentarse próximamente en los puestos de trabajo que hoy ocupan las personas, va a educar de la mejor manera y por qué no, ser el mejor compañero de vida. Un mundo fantástico, descrito en películas de ciencia ficción y autores como Isaac Asimov.

Y a la vez, se observa otro mundo, aquel en el cual persiste el hambre, la pobreza extrema y la desigualdad, en el que hoy existen más de 205 millones de desempleados según la OIT y hay más de 132 millones de niños que no están escolarizados de acuerdo con cifras recientes de Unesco, un mundo que es real para millones de personas.

¿Será que la inteligencia artificial podría traer beneficio a ese mundo desolado y real para muchos? O en cambio ¿Generará más brechas y la pobreza crecerá a ritmos acelerados? La respuesta a estas preguntas la tiene la educación, el lograr que estos dos mundos se conviertan en uno solo, un mundo sostenible y posible para toda la humanidad, en el cual, la inteligencia artificial sea una herramienta para resolver las problemáticas más complejas, sólo se puede lograr con personas que cuenten con una formación integral, humanista que acoja el uso de tecnologías como una condición prioritaria y constante en su vida laboral y personal.

Para ello, en el día internacional de la educación, las instituciones de educación están llamadas hoy más que nunca, a formar a sus docentes para que, en vez de rechazar el avance tecnológico, lo comprendan y lo aprovechen en sus espacios académicos. Entre más avanza la tecnología más se necesita de los docentes como orientadores del proceso formativo.

Así mismo, se requiere cambiar la evaluación hacia una formativa que fomente el aprendizaje significativo. Para ello, es necesario analizar la manera en la que la inteligencia artificial puede colaborar en este ejercicio, en vez de desterrar los nuevos avances volviendo al lápiz y al papel, pensando así que se evitará que los estudiantes hagan trampa o copien.

En cambio, las instituciones de educación deben fortalecer el desarrollo de la ética, del saber hacer, del saber convivir y el saber ser, llevando al fomento del pensamiento crítico, la creatividad y la innovación, en suma, formar humanistas digitales que sean conscientes que no todo se vale, que la tecnología debe potenciar al humano y no relegarlo y que la educación es el único camino para lograr el desarrollo humano.



Tomado de La República

Etiquetas:
Deja tu comentario
Comentario
Nombre
Correo electrónico