El desempleo sorprende a la baja en junio

[ad_1]

El pasado 31 de julio, el Dane presentó las cifras de empleo para junio de 2023. La tasa de desempleo nacional se ubicó en 9,3%, lo que representa una cifra sorpresivamente menor a la esperada. Esa reducción en el desempleo obedece principalmente al incremento en la tasa de ocupación durante el mes de junio. Nuevamente, como ocurrió en 2022, las 13 ciudades principales explican de forma más que proporcional la mejora.

Aunque la reducción de la tasa de desempleo es siempre una buena noticia, consideramos que el resultado de junio responde a particularidades que no permiten sugerir una reducción sostenible en el tiempo, como lo son factores estacionales, un número de vacantes elevado y una actividad económica particularmente dinámica.

En ese sentido, la meta debe estar enfocada en lograr una menor tasa de desempleo estructural, para lo cual aún es necesario corregir problemas profundos como la baja productividad laboral y la asimetría existente entre la oferta y la demanda de trabajo.

Principales resultados de junio

La tasa de desempleo (TD) del pasado junio representa una disminución de 2pp frente al mes de junio de 2022 (11,3%). Con ese resultado, la TD promedio de los últimos 12 meses es de 10,6%.

Cabe anotar que el resultado de junio de 2023 es cercano a la tasa de desempleo promedio de los últimos cinco años previos a la pandemia (2014-2019). Lo anterior permite evidenciar un comportamiento estacional durante el mes de junio, siendo así uno de los meses con menores tasas de desempleo en el año.

En cuanto a la brecha de género en la TD, esta fue de 3,9pp, con una cifra de 7,7% para los hombres y de 11,6% para las mujeres. Lo anterior, representa la menor brecha vista desde abril de 2017. Ese resultado es una muestra de que medidas de discriminación positiva, como el incentivo al empleo femenino de ley de inversión social de 2021 que continuó la última reforma tributaria, son efectivas para corregir las barreras de entrada que tienen las mujeres.

Por tanto, independientemente de lo que ocurra con el ciclo político, mantener políticas de Estado que busquen el beneficio de poblaciones históricamente marginadas, como lo son las mujeres en el mercado laboral, siempre traerá buenos resultados.

Al observar los nuevos puestos de trabajo por rama de actividad se encuentra que los servicios sociales, que incorporan la administración pública, defensa, salud y educación (+269.000), las actividades empresariales (+266.000) y el transporte y almacenamiento (+146.000) fueron las ramas que más crecieron en ocupación entre junio de 2022 y junio de 2023. En contraste, la información y comunicaciones (-107.000) y las actividades agropecuarias (-8.000) presentaron contracciones en el total de empleados.

Lo anterior es consistente con un buen desempeño de las actividades terciarias como impulsoras del crecimiento económico, donde precisamente los servicios sociales destacan, principalmente en las áreas de salud y educación. Es pertinente anotar que los servicios sociales concentran 2,9 millones de ocupados, equivalente a 12% del total, ubicándose solo por debajo del comercio (18%) y las actividades agropecuarias (14%), las cuales tuvieron un desempeño muy discreto.

Ahora, al analizar por posición ocupacional, se observa que 944.000 de los nuevos puestos de trabajo son de empleados particulares, mientras que el trabajo por cuenta propia cayó en 14.000 personas. Lo que significa una buena noticia en términos de formalidad por la mayor cercanía del empleo particular a las dinámicas formales de trabajo, en comparación con el trabajo por cuenta propia.

Particularidades de junio de 2023

Aunque la reducción de la tasa de desempleo es siempre una buena noticia, consideramos que el resultado de junio responde a particularidades que no permiten sugerir una reducción sostenible en el tiempo. En primer lugar, la tasa de desempleo del mes de junio suele ser una de las más bajas del año. Por esa razón, la disminución frente a mayo puede deberse a un factor estacional y su marcada diferencia con junio de 2022 responde a un desempeño atípico de junio del año anterior.

En segundo lugar, la magnitud de la caída se ve potenciada por un número elevado de vacantes existentes. Durante los meses finales de 2021 y todo 2022 se observó que el número de vacantes creció más rápido que el número de ocupados. Lo anterior es indicativo de un mercado laboral estrecho donde el emparejamiento entre la oferta y la demanda no funciona correctamente.

Por tanto, es necesario reforzar temas de pertinencia en educación y formación para el trabajo, de manera que incremente la productividad de los trabajadores y las habilidades adquiridas sean acordes con las necesidades del mercado. Es posible que una parte de la brecha creada por un mayor crecimiento de las vacantes, en comparación con la recuperación del empleo, se haya cerrado con un rezago que permite que la tendencia a la baja en la tasa de desempleo continúe presentándose.

En tercer lugar, la variación anual de la demanda de energía guarda una estrecha correlación con la variación anual del Indicador de Seguimiento de la Economía (ISE) que permite dar luces de la actividad económica del país con hasta dos meses de anticipación. El comportamiento del mes de junio es indicativo de una actividad económica dinámica que es consistente con un mejor nivel de empleo.

Perspectivas para el mes de julio de 2023

Para el mes de julio que recién culminó, esperamos que la tasa de desempleo presente un incremento en comparación con junio de 2023. Ese comportamiento estaría relacionado con factores estacionales, así como a comportamientos particulares esperados para julio, donde se observan disminuciones en el número de vacantes y en la variación anual de la demanda de energía, que podrían sugerir una menor dinámica en la creación de empleo.

Aún así, esperamos que el dato sea menor al observado en julio de 2022. En específico, nuestro pronóstico de tasa de desempleo para julio de 2023 se ubica entre 10% y 10.5% que implicaría una reducción entre 0,5pp y 1pp en contraste con el 11% visto un año atrás. Con ese resultado, lo más probable es que la tasa de desempleo promedio de los últimos 12 meses se continúe ubicando en 10,6%.

[ad_2]

Tomado del Diario La República


Publicado

en

por

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *