Dos miradas a las tensiones por el alza de las matrículas universitarias

Dos miradas a las tensiones por el alza de las matrículas universitarias



Si bien en
Colombia
las marchas y plantones del
movimiento estudiantil
se han dado desde hace décadas, lo que ocurrió esta semana no es un hecho menor. Y es que los mecanismos de protesta usados por estudiantes de universidades públicas fueron, esta vez, la forma de expresión de jóvenes de los claustros privados.

El motivo: el
aumento en el precio de las matrículas
que, en el caso de algunas instituciones, superó el
Índice de Precios al Consumidor
(IPC), que para el mes de octubre fue del 12,2 por ciento. 
Esto ha representado en algunos casos incrementos superiores a un millón de pesos, e incluso cercano a los cuatro millones, lo que afecta los bolsillos de un importante número de familias, en un sistema donde la
educación privada
no siempre es sinónimo de estratos socioeconómicos altos, sino de la clase media.
Por otro lado, la situación económica mundial, sostienen las universidades, ha afectado considerablemente al sector, lo cual encarece sus costos. El fenómeno inflacionario y la
subida del dólar
implica para el 2023 salarios más altos y mayores precios en diferentes insumos.
De cualquier forma, esta situación llevó a que jóvenes principalmente de las
universidades Javeriana (sedes Bogotá y Cali), Los Andes y Libre
salieran a las calles, mientras que en otras regiones del país las instituciones han establecido diálogos con los estudiantes, como ocurrió en la
Universidad Pontificia Bolivariana, en Medellín.
Ante esto,
el rector de la Javeriana, Jorge Humberto Peláez
, sostiene que la estabilidad financiera de la institución depende de estos incrementos, dado que sus costos habrían subido un 14,32 por ciento. Sin embargo, tras una reunión entre rectores y
el ministro de Educación, Alejandro Gaviria
, este señaló que “se harán las evaluaciones sobre las alzas”.
Por su parte, Santiago Dussán, líder de las protestas estudiantiles

de esta misma institución, asegura que se trata de un incremento “injustificado” y asegura que los más afectados son estudiantes de estratos 1, 2 y 3, así como usuarios de créditos educativos.
El rector de la universidad javeriana, padre jorge humberto Peláez, dice que el alza se calculó para garantizar la calidad académica.
Esta decisión se dio tras un riguroso análisis de las condiciones socioeconómicas actuales, en el que se tuvieron en cuenta variables que aún son inciertas como la inflación para el cierre de año y la proyectada para el próximo, los incrementos del salario mínimo y la tasa de cambio, así como la coyuntura nacional e internacional marcada por la
recesión económica mundial
. El incremento se calculó para asegurar la sostenibilidad en el mediano y largo plazo de la universidad y nuestro compromiso con la alta
calidad académicaLos gastos de funcionamiento se han aumentado en un 14,32 por ciento, lo cual nos lleva a proyectar una pérdida operacional de 9.000 millones de pesos. Hay que tener presente que la universidad tiene gastos en moneda extranjera cercanos a los 10 millones de dólares anuales, de los cuales no puede prescindir, por ejemplo, las licencias de software, bases de datos, entre otros. La nómina representa el 70 por ciento del total de los gastos. Sumado a esto se debe considerar la significativa contribución que asumirán las universidades sobre los créditos de Icetex. En 2023, el valor estimado de esta contribución para la Javeriana es de 6.431 millones de pesos.
La universidad siempre ha estado abierta al diálogo y desde la semana pasada hemos conversado con los estudiantes de los Consejos de Facultad, y adicionalmente con más de 120 estudiantes y sus familias con quienes hemos revisado de manera personalizada las mejores alternativas de apoyo financiero. Seguiremos abiertos al diálogo directo y a compartir en los espacios institucionales, así como las alternativas de apoyo que existen.
La universidad ha fortalecido sus programas de financiación y de becas, medidas con las que se busca mitigar este impacto. Para el 2023 se apoyará a 16.000 estudiantes con 60.000 millones de pesos que serán destinados a becas y descuentos. La tasa de interés para créditos a corto plazo directo disminuyó al 0,8 por ciento mensual, porcentaje que está por debajo de la
inflación
actual del país y de las tasas de interés del mercado.
Se impactaría la calidad académica; aspectos de bienestar institucional de la comunidad educativa; la remuneración de empleados y profesores; la cualificación docente; los proyectos de transformación digital; las inversiones en la planta física, entre otros. No son temas menores.
Estudiantes piden que el alza no supere el 10 % y mesa de diálogo para concertar este tipo de decisiones. Habla Santiago Dussán.
El incremento de las matrículas fue muy alto y se nos avisó 15 días antes de la fecha de pago que esta alza era del 13,9 por ciento. Esto ha llevado a que haya carreras que subieron su precio entre uno y 3,5 millones de pesos. Este incremento es desproporcionado y claramente afecta nuestras finanzas, y no se nos notificó del mismo con tiempo suficiente para que los estudiantes y sus familias pudieran reunir el dinero sin estar tan cerca del vencimiento de los recibos de pago. Es un incremento en el que no nos consultaron sobre nuestra
capacidad financiera
, no hubo diálogo ni concertaciones para que los estudiantes expresaran si podían asumir esos costos.
Nosotros como
Asamblea General Estudiantil de la Pontificia Universidad Javeriana
presentamos un pliego de peticiones y hasta el momento no nos han escuchado. Las directivas, el rector y demás administrativos se han dedicado, por el contrario, a justificar la subida con supuestos. No vemos una base sólida para entender la subida de los precios. Las veces que nos han citado ha sido para escucharlos a ellos, escuchar sus explicaciones, no se han abierto al diálogo. En últimas lo que queremos es eso, que nos escuchen, que vean las verdaderas dificultades financieras que este aumento nos genera.
La gente suele pensar que los estudiantes de las universidades privadas son de estratos muy altos. Pero la verdad es que, en el caso de la Javeriana, las cifras oficiales muestran que alrededor del 30 por ciento del estudiantado somos de estratos 1, 2 y 3. A eso se suma que, de acuerdo con la universidad y el
Icetex
, la población endeudada con préstamos educativos es de cerca del 80 por ciento. La población que en verdad puede pagar de contado es mínima, hablamos de estratos altos que representan el 20 por ciento de los jóvenes que estudian en la Javeriana. En las universidades públicas no hay suficientes cupos, por eso muchos optan por créditos.
Exigimos el congelamiento de la subida de los precios, que el aumento no supere el 10 por ciento. Tenemos un pliego de doce peticiones, en el que uno de los puntos establece que para futuros incrementos se genere una mesa de diálogo donde se negocie con los estudiantes cuánto va a subir la matrícula.
La figura de Asamblea Estudiantil lo que busca es darle una voz a la comunidad estudiantil de la universidad. No podemos decir exactamente cuántos estudiantes somos. Lo que pretendemos es acoger a la comunidad estudiantil en pregrado y pelear por las inconformidades y reclamos justos de los jóvenes.

REDACCIÓN EDUCACIÓN



Tomado de el Tiempo.com

Deja tu comentario
Comentario
Nombre
Correo electrónico