Corporación Juego y Niñez cambia de dirección: Sergio Ibarra toma las banderas

Corporación Juego y Niñez cambia de dirección: Sergio Ibarra toma las banderas



Hace más o menos 24 años, un grupo de empresarios y defensores de los
derechos de la niñez
comenzaron un gran movimiento de articulación de esfuerzos públicos y privados para que todos los niños y niñas tuvieran la misma educación y fueran protegidos de la violencia.

Su premisa era que podían lograrlo con metodologías innovadoras
basadas en el juego como un derecho y un factor de protección.

Inicialmente crearon Corporación Día del Niño y en 2008 cambiaron el nombre a Corporación Día de la Niñez.
En 2015 evolucionó a Corporación Juego y Niñez. 


Lea también:
“Lo hicimos por una tutela de una niña que argumentó que las niñas no estaban incluidas. Igualmente, en abril de 2015 se evolucionó a Corporación Juego y Niñez, ratificando nuestro compromiso para cerrar brechas en la educación y crianza de niñas, niños y adolescentes desde el juego”, explica
Ruth Camelo,
quien dirigió la organización desde que se fundó y ahora entrega las banderas del juego a
Sergio Ibarra.

Ella se mantendrá en la Junta Directiva de la organización, la cual está compuesta por destacados miembros de la empresa privada y personalidades del país dedicadas a la innovación social en Colombia.

Camelo nació en Chocontá, a una hora de Bogotá. Es comunicadora social de la Universidad Jorge Tadeo Lozano y magíster en Direccionamiento Estratégico del Rosario, trabajó varios años en el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar donde se especializó en derechos de la niñez.

Es reconocida por haber liderado hace 22 años la institucionalización del Día de la Niñez, fecha establecida por el Congreso con la Ley 724 para hacer un homenaje a esta población y ponerla en el centro de la agenda política.
Es un objetivo que avanza en su comprensión y cada cambio de gobiernos nacionales y territoriales requiere seguir incidiendo porque estas generaciones siguen creyendo que jugar es perder tiempo. Mucho menos creen que sea parte de las aulas porque aún no es una cátedra que se profundice en las universidades. Aunque hay importantes avances como las legislaciones de primera infancia en Colombia y
la apertura de más de 400 ludotecas en el país
, falta mucho para garantizar plenamente el derecho al juego.
Estando en el ICBF empresarios me invitaron a alcanzar este sueño. Ver el desarrollo de mi hija cuando jugábamos, comprender los resultados de las investigaciones de la academia sobre el aporte del juego en el desarrollo humano y vivenciar con miles de abuelos, familias, niñas y niños en las ludotecas del país, alimentaron y seguirán alimentando mi participación en el tema desde la Corporación como directora durante casi 23 años y ahora como miembro activo de sus órganos directivos.
Los derechos se definen en la carta de los derechos humanos y la Convención de los Derechos de la Niñez y allí el juego es uno de los derechos fundamentales del desarrollo. Desde diversas miradas se cree que unos derechos son más importantes que otros y resulta que no es así, los derechos de la niñez son indivisibles e interdependientes, es decir todos se deben garantizar al tiempo y por igual. En algunas escuelas confunden el juego con la recreación y el deporte y resulta que son disciplinas diferentes con objetivos diferentes.
Estoy orgullosa de haber puesto el tema en la agenda pública. De cientos de gobernantes del país que aceptaron que para cerrar brechas en la educación se requiere mucha oferta de juego en serio en sus planes de desarrollo. De miles de colaboradores que avanzaron con proyectos como ludotecas viajeras, CroKiX, fortalecimiento a la primera infancia, prácticas amigables con el medio ambiente.

Orgullosa de haber jugado muchas horas no solo con mi hija sino con mis compañeros de labor. Me quedó pendiente
una ley que facilite que en la infancia y adolescencia el juego sea definido como hoy está definido en la ley de primera infancia.
Que las universidades del país abran cátedras de juego y que las ludotecas cuenten con recursos sostenibles para pagar profesionales formados y multiplicarse en los barrios o poblaciones en donde hay mayores necesidades. Por ejemplo, entre la población migrante.
Creo que más es lo que desaprendí. Conceptos de desarrollo humano, proyectos de infancia con perspectiva de derechos, necesidad de hacer visible el juego como asunto serio en los planes de desarrollo, jugar durante todas las reuniones serias de la entidad.

La necesidad de ofertar ludotecas para vivenciar con las familias e interrelacionar generaciones, aprender pensamiento computacional sin PC, cambiar imaginarios en la crianza en donde jugar es vital como factor protector. Y el más importante que me llevó a la decisión de dejar la dirección: yo debo ser primero en la vida para poder priorizar la ayuda de los demás.
El caqueteño
Sergio Ibarra
fue designado como nuevo director ejecutivo de la Corporación Juego y Niñez.

Estudió Gobierno y Relaciones Internacionales en el Externado y una Maestría en Gobierno y Política Públicas en la misma universidad. Además, cuenta con un certificado del School of International and Public Affairs de la Universidad de Columbia de Nueva York y un MBA de la Universidad de Barcelona.

Tiene experiencia en gestión social y comunitaria en los sectores privado, público y ONGs. Asumió el reto de lograr que el juego sea visible en los planes y políticas públicas. De igual forma, que el conocimiento y la experiencia de la organización impacten a más familias de manera sostenible para seguir transformando al país jugando.
Mis juegos favoritos de niño eran el escondite y la lleva. En familia siempre jugamos mucho dominó, cartas y parqués. Los mejores recuerdos que tengo de mi infancia son esos espacios de juego e integración en familia. Es realmente curioso que tenemos una tendencia a obviar el juego, pero cuando lo pensamos bien, muchos de los espacios más poderosos de vínculo familiar y afectivo, en los que hemos sido felices, estuvieron mediados por el juego. Hoy en día jugamos en casa UNO, he aprendido a jugar también en el trabajo.
Cada vez me convenzo más de que podemos transformar a Colombia jugando.
Es fundamental que el juego se haga más presente en la agenda pública, que los tomadores de decisiones y los instrumentos de planeación y política pública, como el Plan Nacional de Desarrollo, incluyan el juego como un derecho y definan mecanismos para su garantía. Hay un desafío enorme con los cambios de gobierno, tanto nacional como departamentales y municipales, pero también sé que la Corporación Juego y Niñez es su principal aliado para seguir construyendo un país en el cual el juego se reconozca como un asunto serio y como un derecho de las niñas y los niños.

Necesitamos más fuerza en la ruralidad, que es quizás donde mayor deficiencia hay tanto institucional como de espacios de juego, pero también donde hay más riesgo de que los niños y niñas tengan privación de otros derechos como el de la educación o que exista trabajo infantil, violencias o reclutamiento forzado.

Debemos seguir generando conocimiento y aprendizaje en torno al juego, tal como lo hemos liderado desde la Corporación con procesos serios de investigación y de formación permanente a aquellos que nos ayudan a transformar a Colombia.
El reto principal es el sostenimiento de la organización sobre sus mismos pilares y valores. Esta es una organización robusta donde el trabajo debe estar focalizado en fortalecer un gran capital técnico, de conocimiento y humano que hay, por tanto, ese será mi principal foco. Ahora bien, el entorno social y macroeconómico del país también trae consigo múltiples desafíos, en este sentido, la adaptación de esta organización para afrontar ese contexto será uno de los pilares de esta gestión. Mi meta es transformar a Colombia jugando y para eso trabajaremos de manera ardua en diversificar nuestras fuentes de financiamiento y proponer un modelo permanente de innovación y desarrollo, que responda a los intereses y expectativas de nuestras partes interesadas y que nos permita seguir aportando a un mejor país para nuestra niñez.

VIDA



Tomado de el Tiempo.com

Deja tu comentario
Comentario
Nombre
Correo electrónico