ChatGPT: inteligencia artificial, un dolor de cabeza para la educación – Educación – Vida

[ad_1]

“Ya es muy común encontrar trabajos que son realizados íntegramente por ChatGPT”. Esta afirmación viene de Gerardo Restrepo, un profesor que alterna sus actividades docentes entre una Institución de Educación Superior y un colegio en Bogotá. Esta frase fácilmente podría ser dicha por estos días por cualquier maestro que sea consciente de los avances de la inteligencia artificial (IA).

Y es que esta tecnología, que antes parecía más de un texto de ciencia ficción, hoy no solo es una realidad, sino que es ampliamente usada por los estudiantes. Textos, ensayos, operaciones matemáticas, cuestionarios, entre otras tareas hoy son elaboradas por plataformas en línea como ChatGPT.

“El plagio no es un problema nuevo para los profesores -explica Restrepo-. En 20 años de docencia he pasado por la copia en múltiples modalidades: Encarta, Wikipedia, plataformas como ‘El Rincón del Vago’, o incluso el contratar personas que hagan los trabajos”.

Pero añade: “Sin embargo, lo que pasa ahora tiene algo diferente, y es que ChatGPT lo hace en segundos, no exige siquiera que el estudiante lea lo que está escrito (como pasa cuando copia de otra fuente) y la tecnología se va actualizando, puede llegar el momento en que no sepa cómo identificar un trabajo hecho por la máquina de uno hecho por un alumno”.

Se trata de todo un desafío para el sector, primero, por las implicaciones éticas del uso de estas tecnologías, segundo, por la complejidad que trae el identificar un trabajo académico hecho por ChatGPT y las demás IA, y tercero, por la necesidad de trabajar para que, en últimas, los procesos de formación y aprendizaje no se trunquen en los alumnos que vean esta alternativa como una salida fácil.

Y es que, como dicen los expertos consultados por EL TIEMPO, la inteligencia artificial llegó para quedarse.

Tal es el impacto que Turnitin, una de las plataformas en línea para identificar el plagio más grandes del mundo, y que es usada por miles de profesores y varias universidades en Colombia, tiene una división de inteligencia artificial.

Al respecto, Eric Wang, vicepresidente de IA de Turnitin, señaló: “De momento, las tareas de escritura producidas por ChatGPT deberían ser fácilmente identificables tanto por los profesores. El software de IA para la escritura comete muchos errores fácticos, y su modelo lingüístico tiende a generar frases lineales y a elegir palabras amplias y obvias, en lugar del vocabulario ocasionalmente más limitado que seleccionaría un estudiante. Esto crea señales que podrían ser detectadas por las soluciones ofrecidas por la compañía”.

Sin embargo, esto puede cambiar, como lo explica María Belén Correa, directora regional de la plataforma, explicó que el actual es un escenario preocupante, en especial en un momento en que las instituciones y los maestros se empezaban a sentir cómodos con la educación virtual y a distancia, ya que lo que está en juego es la integridad académica.

La representante de Turnitin señaló: “Está claro, ChatGPT existe y no se puede ocultar su eficiencia. En unos meses, quizás ya no sea esta plataforma la que preocupe a la comunidad educativa, sino otra, tal vez hasta mejor entrenada. El punto es que si hay transparencia, confianza y comunicación en cuanto a los usos correctos de tecnología con IA para la escritura, podría servir incluso de herramienta formativa que le permita a los estudiantes practicar sus habilidades de redacción y pensamiento original.

Por su parte, Leonardo Zuluaga, analista experto en tecnologías educativas, sostiene que la educación debe cambiar radicalmente: “Va a llegar el punto en que va a ser indetectable el uso de las IA. La pregunta debe ser, entonces, cómo los maestros, desde las aulas, logran fortalecer los procesos formativos a pesar de ello. Cómo logra cumplir unos mínimos éticos entre el estudiantado y, por otro lado, cómo logra aprovechar estas herramientas para enriquecer la formación”.

Con eso en mente, expertos consultados por este diario dieron las siguientes recomendaciones para el uso de ChatGPT y otras IA en las aulas de clase.

¿Qué hacer ante el uso de las IA en la educación?

Hay expertos que especulan que ChatGPT podría acabar con Google.

– Hablar abiertamente de estas tecnologías con los estudiantes: ChatGPT no es cualquier IA, es una tecnología sofisticada y robusta, por tanto no se puede negar su existencia. Por esto, delimitar los usos y alcances de esta plataforma entre los estudiantes es clave para evitar futuros problemas. Preguntar a los estudiantes si la han usado, cómo creen que funciona, qué es lo que más les gustó o sorprendió de su experiencia de uso y conversar acerca de lo que está permitido en la clase en cuanto al uso de herramientas basadas en IA ayuda a sentar las bases de la confianza en el grupo.

– Incorporar estos software en las clases: ¿Cómo se puede usar esta herramienta para la enseñanza? Según lo mencionado por los docentes, es mejor que todos los miembros de la comunidad educativa se familiaricen con estas tecnologías para comprender los usos inapropiados. Es primordial inculcar el desarrollo del pensamiento original y habilidades de redacción en los estudiantes, entonces pueden practicar en estas plataformas y considerar algunas sugerencias de la herramienta. Sin embargo, siempre se debe establecer un código de uso permitido con anterioridad.

– Realizar en conjunto un código o protocolo de Integridad Académica: Es necesario que entre todos los asistentes al aula se construya y respete un protocolo que garantice una cultura de integridad académica. Si las reglas están claras, el siguiente paso es impulsar el compromiso de los alumnos con las buenas prácticas.

– Apoyarse de tecnología educativa adecuada: Actualmente existen muchas tecnologías educativas que pueden apoyar el proceso de aprendizaje, por lo que decidirse por una puede ser complicado. Ante eso, la directora regional de Turnitin recomienda evaluar las necesidades urgentes de la institución. Confiar el resguardo de la integridad académica a una tecnología es una decisión importante, por lo que antes de tomar la decisión es fundamental analizar si las características de cada tecnología, sus resultados y datos obtenidos responden a las necesidades de cada institución. El uso correcto de tecnología educativa, puede ayudar a mejorar considerablemente los resultados de los estudiantes.

REDACCIÓN EDUCACIÓN

[ad_2]

Tomado de el Tiempo.com


Publicado

en

por

Etiquetas:

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *